Inauguración del Museo de la beata Margarita

f952ed6166El nuevo Museo se ha formado a partir de los propios fondos del convento, tanto los de carácter artístico, fruto de casi cinco siglos de historia, como los documentales

El director del Museo de Arte Sacro, Juan Manuel González Cembellín, destaca “los abundantes textos de la propia Margarita María, la amplia correspondencia con las misiones, fotografías, películas, objetos llegados de las misiones” y un largo etcétera que las propias religiosas han ido guardando a lo largo de los siglos.

Entre los diversos materiales recogidos se da muestra de la “gran capacidad que tuvo Margarita para movilizar a las religiosas de la época con el fin de que prosiguieran el camino que ella marcaba. De ese modo, “salvó muchas dificultades, incluso ante la curia romana, para impulsar su ideal misionero”, matiza Cembellín.

La obra de la fundadora de las Mercedarias Misioneras de Berriz ha perdurado durante décadas y se ha extendido a lo largo del mundo. Las primeras misioneras salieron rumbo a China el año 1926 y la obra prosigue en los cinco continentes.

El embrión de la orden

Las Mercedarias Misioneras de Berriz nacieron en 1930, cuando la Beata Margarita María López de Maturana supo transformar un convento de clausura en un instituto misionero.

Su objetivo era, de acuerdo con el lenguaje de la época, “dar a conocer a Jesucristo y anunciar el Evangelio hasta los confines del mundo”. Pero ella buscaba con este objetivo “la defensa de la dignidad del ser humano, fuera cual fuera su origen, raza o religión”, matiza el director del Museo Diocesano y responsable de la exposición.

El objetivo del Museo, en palabras de las promotoras, además de dar a conocer la labor realizada por la beata y las misioneras, a lo largo de los siglos, se centra en “actuar como un revulsivo, especialmente para el público joven, que ayude a crear una conciencia social más participativa y solidaria”.

Texto sacado de Bilboko Elizbarrutia

Otros enlaces sobre la noticia: