Todas las entradas de st3elkartea

Inauguración del Museo de la beata Margarita

f952ed6166El nuevo Museo se ha formado a partir de los propios fondos del convento, tanto los de carácter artístico, fruto de casi cinco siglos de historia, como los documentales

El director del Museo de Arte Sacro, Juan Manuel González Cembellín, destaca “los abundantes textos de la propia Margarita María, la amplia correspondencia con las misiones, fotografías, películas, objetos llegados de las misiones” y un largo etcétera que las propias religiosas han ido guardando a lo largo de los siglos.

Entre los diversos materiales recogidos se da muestra de la “gran capacidad que tuvo Margarita para movilizar a las religiosas de la época con el fin de que prosiguieran el camino que ella marcaba. De ese modo, “salvó muchas dificultades, incluso ante la curia romana, para impulsar su ideal misionero”, matiza Cembellín.

La obra de la fundadora de las Mercedarias Misioneras de Berriz ha perdurado durante décadas y se ha extendido a lo largo del mundo. Las primeras misioneras salieron rumbo a China el año 1926 y la obra prosigue en los cinco continentes.

El embrión de la orden

Las Mercedarias Misioneras de Berriz nacieron en 1930, cuando la Beata Margarita María López de Maturana supo transformar un convento de clausura en un instituto misionero.

Su objetivo era, de acuerdo con el lenguaje de la época, “dar a conocer a Jesucristo y anunciar el Evangelio hasta los confines del mundo”. Pero ella buscaba con este objetivo “la defensa de la dignidad del ser humano, fuera cual fuera su origen, raza o religión”, matiza el director del Museo Diocesano y responsable de la exposición.

El objetivo del Museo, en palabras de las promotoras, además de dar a conocer la labor realizada por la beata y las misioneras, a lo largo de los siglos, se centra en “actuar como un revulsivo, especialmente para el público joven, que ayude a crear una conciencia social más participativa y solidaria”.

Texto sacado de Bilboko Elizbarrutia

Otros enlaces sobre la noticia:

50 años de MMBérriz en África

Nos unimos a la celebración de los 50 años de nuestra primera fundación en África, el continente más rico y maltratado del mundo. Cuna de la humanidad que lucha por no deshumanizarse.

En este día, queremos agradecer a Dios su llamada, su impulso, la fuerza e ilusión que puso en las HH que fueron enviadas al Congo para ANUNCIAR a Jesús y su proyecto del Reino. Un impulso misionero que en estos 50 años, lo ha sostenido el Espíritu, repartiendo sus dones de: sabiduría, fortaleza, alegría, desmesura, gratuidad, amor, fidelidad … Dones que hemos podido descubrir en tantas hermanas que han entregado y siguen entregando años de su vida o la vida entera, como la pequeña semilla que cae en la tierra, desde lo sencillo, lo escondido, sabiendo que Dios es el que llevara a la plenitud su obra y su Reino.

Celebrar los 50 años del inicio de una misión nos lleva a pensar en mucha vida, con toda su riqueza y no menos dificultades. Estos años han estado marcados por la guerra declarada o latente, la injusticia silenciada y permanente, los cambios que abren esperanzas que se van perdiendo por el camino… y de fondo como siempre, la lucha de las gentes, sobre todo de las mujeres encargadas de sostener y cuidar la vida de los más pequeños. Y junto a ellas, nuestras hermanas, educando, concientizando, sanando, acompañando… Abriéndose a las vocaciones africanas, centradas en la misión, impulsadas por un CUARTO VOTO siempre inspirador que impulsa a vivir con radicalidad, dando y gastando la vida por amor, como quería la M. Margarita para todas nosotras.

De ese camino, de sus ilusiones, búsquedas, sufrimientos y alegrías, hemos participado y recibido mucho esta Región y seguimos sintiéndonos muy unidas a las hermanas que hoy siguen intentando vivir este Carisma en una tierra tan necesitada de Liberación.

Dice un Proverbio del Congo que “Las huellas de las personas que caminaron juntas nunca se borran”.

Este es el deseo que late en nuestro corazón: agradecer al Señor lo vivido y compartido, su presencia en ese caminar y el deseo de que sigamos entretejiendo juntas el futuro, entre nosotras, como Instituto”.

Para conocer más nuestra misión en África  PINCHA

169-angelique-namaika

La Hna. Angélique Namaika, Premio Mundo Negro a la Fraternidad

169-angelique-namaikaLa Hna. Angélique Namaika, de 46 años, nació en Kembisa, en el sur de la provincia Oriental, en una ferviente familia católica, en la que creció con otros cinco hermanos. Su deseo de consagrarse surgió al conocer a una religiosa alemana agustina que trabajaba especialmente con los enfermos.

En la 26ª edición de los Encuentros de Antropología y Misión, que se celebra este fin de semana en Madrid, Mundo Negro ha concedido el Premio a la Fraternidad 2013 a la Hna. Angélique Namaika, que dedica su vida a atender a los refugiados, especialmente mujeres, en la República Democrática de Congo.

Es enviada a formarse a Doruma, donde permanece durante doce años. En 2003, después de un año y medio en Bangado, es destinada a Dungu, donde se vuelca en el trabajo con las mujeres desplazadas a causa de la violencia que sufre la zona, muy rica en recursos minerales –especialmente oro y diamantes– y afectada por la presencia de numerosos grupos armados que acosaban severamente a la población. Entre estos, destacaba el Ejército de Resistencia del Señor (LRA) de Joseph Kony. En el año 2009, la propia Hna. Angélique Namaika tuvo que huir de la zona durante varios meses.

La revista Mundo Negro ha concedido el Premio a la Fraternidad 2013 a esta religiosa, por ser un símbolo del trabajo que la Iglesia desarrolla en uno de los rincones más conflictivos del continente africano, y junto a uno de los colectivos –el de los refugiados– que con más facilidad pasa al olvido de la opinión pública.

El Encuentro de Antropología y Misión se centra este año en el tema de los “Refugiados, voces para la esperanza”.

Comenzará el sábado a las 10:30 de la mañana con la Conferencia “Refugiados en África. Realidad, causas y consecuencias” a cargo de Pablo Funes, responsable de África de Entreculturas. Continuará con una mesa redonda en la que se expondrán cuatro miradas sobre el fenómeno.

Por la tarde, Ramón Arozarena hablará sobre “El silencio de los desplazados internos en la Región de los Grandes Lagos” y la jornada finalizará con el testimonio de la Hna. Angélique Namaika, religiosa agustina de la República Democrática del Congo que ha sido galardonada con el Premio Nansen 2013 que concede ACNUR por el trabajo a favor de los refugiados.

Noticia extraida de CONFER